Iván Cervera

Inquietante. De una timidez escueta. Un querer salir de si mismo. Un humor (de calidad) que surge espontaneo como al chocar dos piedras de pedernal. Esa es la sensación que me dejo Iván al terminar la sesión. Ponerlo delante de mi cámara y ver como se dejaba llevar por la indiscreción de mi 50mm fue, a mi parecer, una forma de confirmar lo que ya sospechaba: Esta persona es muchísimo más de lo que a golpe de vista aparenta. Teoría que tomó más fuerza al irme de fiesta y jolgorio con el, unas semanas despues.

 

Espero que nuestros caminos se crucen más a menudo, caballero.

 

Leave a Comment