¡Sonríe!

La diferencia entre pedir una sonrisa y provocarla. Quisiera pensar que esa es mi seña de identidad.

Me gustaría que en los videos finales los novios se sintieran reconocidos y que se viesen guapos y bonitos no por la pose ni la iluminación elaborada, sino porque se vieran naturales y aun así se gustaran vistos a través del marco por el que se están asomando, que no es otro que mi punto de vista, mi forma de ver las cosas.

Por eso creo que el primero en ser natural he de ser yo. Estas personas me acaban de conocer y de repente entro en sus casas a acompañarlos el 80% de su gran día. Desde el minuto uno tienen que conocerme, verme como Miguel, no como el chico del video o de las fotos.

Apuesto fuerte por las risas. Creo que vale la pena arriesgarse. Entro por la puerta y mi tarjeta de visita es un chiste malo y según vea las reacciones voy filtrando para adaptarme a la comodidad de los que se van a casar y están de los nervios (esto es adaptarme, no cambiar mi forma de hacer) pero primero apuesto por la risa, siempre, la alegría y el buen humor y si veo que no está el horno para bollos, naturalmente escucho y reacciono.

Y dejo que las cosas fluyan, procuro una sensación de bien estar.  Y sobre todo mantengo la sonrisa, la mía y la del novio o la novia. Es lo que mejor le sienta a las personas, una buena sonrisa, pequeña o grande, tímida o abierta, a carcajada limpia o reflejada en la mirada.

No es tarea grave, porque, en general, la gente está feliz en estos días y lo único que tengo que hacer es dejar que las cosas ocurran

Observar, grabar y conversar. Así resumiría yo este trabajo. Un trabajo en el que eres el absoluto responsable de inmortalizar el día más importante de las personas que se casan y de su familia, que te obliga a ser fervientemente fiel a lo que ocurre. Debes ser un testigo más y no un director de escena. Y si usas técnicas de imagen, de luz, de encuadre, pienso que tienen que ser lo más sutiles posibles para no afectar al aquí y ahora.

En resumidas cuentas, diré que tomémonos este trabajo en serio y apliquemos una buena dosis de buen humor. Así podremos guardar con llave en el cajón esa manida expresión de “Sonrie”.

4 Comments

  1. R.gonher
    18 octubre, 2018 at 13:12 · Reply

    Todos los novios hablan maravillas de ti. Lo haces todo más fácil, yo tb me incluyo 😘. 

    • admin
      18 octubre, 2018 at 18:51 · Reply

      Tu también formas parte de esos elogios que comentas. SI tu equipo no me permitiera trabajar con tanta libertad no podría hacer lo que hago. 

      No estoy yo solo con el equipo, somo dos personas con cámaras y la conexión entre nosotros es esencial. Y porque no me pongo a hablar del flow/funky/power que se monta en nuestra mesa de dos. Jajajaja

  2. Jesús Serrano
    18 octubre, 2018 at 14:24 · Reply

    Muy bien expuesto y muy natural y relajante.

    Si lo consigues, ese es el camino acertado dentro de lo correcto y el respeto simpattic.

    Felicidades.

    • admin
      18 octubre, 2018 at 18:46 · Reply

      Muchísimas gracias!! Tu mensaje me ha hecho especial ilusión! Un abrazo fuertísimo!

Leave a Reply to R.gonher Cancel Reply